Vídeo interactivo: tú eliges cómo avanza la trama

24 octubre 2009

Este film experimental producido en el Reino Unido permite al usuario elegir distintas alternativas en el desarrollo de la acción y finales diferentes en función de las decisiones. La filmación con el estilo del punto de vista de la cámara le da agilidad y dinamismo. Sin embargo, ¿crees que a la audiencia le gusta interactuar con las tramas de ficción? El desarrollo de la ficción interactiva  desde mediados de los años 70 muestra que los usuarios desean interactuar con videojuegos y tramas populares, pero se muestran reacios a estas iniciativas en series y largometrajes.

Anuncios

Pantallas curiosas

2 enero 2009

La primera entrada del año la escriben los lectores del Nautilus. Gracias a vosotros: hacéis posible esta singladura apasionante y dais sentido a lo que aquí se escribe. Mi jefa me dice que las visitas crecen sin cesar, desde toda España, Latinoamérica y hasta desde países exóticos como las Islas Fiji, Filipinas y Costa Rica. Incluso tres personas nos leen en Kuala Lumpur. Me pregunto quién será…

Hace unos días hablábamos de la televisión, ese ubicuo objeto que se introduce en los lugares más insospechados. Y os pedía que aportárais datos de otras pantallas situadas en sitios igualmente curiosos. La respuesta ha sido abundante y variopinta.  Aquí tenéis una selección de vuestros mensajes. Os lo agradezco de corazón.

Alejandro nos habla de los taxis con tele que ha descubierto en Nueva York. Se trata de un acuerdo entre la NBC y la empresa Clear Channel, que han instalado pantallas de televisión en 5.400 de la ciudad. Los taxis retransmiten el canal NY10, New York Taxi Entertainment Network, con una media de diez millones de usuarios al mes. Los pasajeros pueden disfrutar de las noticias de última hora, el tiempo y los deportes de la cadena NBC. La verdad es que el servicio ofrece gran calidad. Puedes ver un vídeo de prueba aquí.

También desde Manhattan nos envía Gloria esta imagen. Han instalado una gran pantalla de televisión a la entrada de una de las estaciones de metro, dice ella “con objeto de facilitar la espera con las noticias del momento”. Las habíamos visto en el interior, en esas pantallas gigantes que instala el canal metro en Madrid, Barcelona o Valencia, pero no de este modo.

Una lectora desde Oviedo nos hace saber que ha encontrado otro caso de televisores ubicados en los surtidores de gasolineras. “Se trata de un acuerdo entre el canal de deportes norteamericano ESPN y las estaciones de servicio de Texaco, en Estados Unidos”, comenta Maria José.

Andrés ha conseguido una foto de un superdeportivo que incorpora dos pantallas de televisión en los reposacabezas de los asientos, de forma que quienes van sentados detrás no se pierdan su programa favorito…

El alemán Michael Ballack aparece en dos pantallas gigantes instaladas en la Puerta de Brandemburgo desde las que miles de aficionados siguen el partido Alemania vs Turquía de semifinales de la Eurocopa 2008 en Berlín, Alemania. La foto nos la envía una lectora desde allí.

La televisión ha tomado incluso los púlpitos. Si no, que se lo pregunten a los feligreses de esta iglesia de Madrid, según nos cuenta Paco Pepe.

Para quienes desean estar siempre enganchados a la pantalla, lo último es este maletín con un televisor que incluye una pantalla de 17 pulgadas. La descripción nos la ha facilitado Fátima: “Es más que suficiente para que veas tu programa favorito mientras estás de vacaciones, o en algún lugar donde la señal de televisión no llega; su recepción por satélite te asegura que siempre tendrás una disponible una buena señal.  Viaja dentro de un maletín compacto y con diseño retro, y te puedes olvidar de las conexiones eléctricas gracias a su batería que te da una hora de autonomía para casa o el coche. Su precio: 1.500 dólares”.

Claro que una de esas imágenes impagables, delirantes, que muestran hasta dónde alcanza el afán de algunos por no perderse ni un minuto de lo que se emite es la que nos envía Genaro, captada en un pub en la localidad escocesa de Stirling. Sin comentarios.


Así será la televisión en 2009

30 diciembre 2008

Ahora que estamos a punto de inaugurar el año, les ofrecemos las predicciones de cómo va a cambiar la tele y qué sorpresas nos deparará el audiovisual en 2009. Les recomendamos que lean estos vaticinios una vez que hayan consumido las uvas y el cava de Nochevieja. ¡Salud!

La web roba miles de espectadores a la tele; la mayoría de ellos son menores de 20 años que en 2009 apenas consumirán televisión.

Declinan los ingresos publicitarios en todas las cadenas.

Las emisoras de televisión apuestan en serio por la web: inversiones, tecnología y programas exclusivos online.

La tele local sigue en crisis: cierran más emisoras.

Todo periodista que tiene algo que decir abre su propio blog.

El apagón analógico agudiza la crisis de la programación tradicional.

A Sofres le sale un competidor como sistema fiable de medición de audiencia.

Triunfan las series de trama social.

El fin de la telerrealidad como la conocemos hasta ahora. No más Gran Hermano.

Las plantillas adelgazan. Los ejecutivos de las cadenas recortan sus sueldos un 10%.

Sardá presenta un gran programa en prime time, al estilo de Jay Leno en la NBC.

Vuelve una versión más ácida de los “muñecos del guiñol”, en otra cadena privada.

Una serie de animación para adolescentes se convierte en una de las referencias de la TDT.

La Primera consolida el liderazgo de audiencia de sus informativos.

Los decorados virtuales se implantan en los informativos y en los magazines.

Cierran los canales secundarios de dos cadenas autonómicas, siguiendo una nueva política de austeridad.

Se inventa un software que permite publicar simultáneamente una noticia de última hora en internet, en el móvil, en una alerta de correo electrónico y en un recuadro de la pantalla de televisión.

Fracasa el blue-ray como alternativa al DVD.

El video es el elemento más demandado en las webs de noticias: crece drásticamente el número y la calidad de los vídeos online.

Los periodistas vuelven a preguntar en las ruedas de prensa; se publican informaciones comprometedoras contra los intereses dominantes en la política y la economía.

Aumentan drásticamente el product placement y la publicidad no convencional en televisión, como fuente alternativa de ingresos.

Triunfa una versión del “Tengo una pregunta para usted”, en la que algunos deportistas y artistas se someten a las preguntas del público.

Una de las grandes presentadoras de magazines ficha por otra cadena de la competencia.

Un programa de viajes se convierte en uno de los grandes éxitos de un canal privado.

Fracasa el intento del gobierno de crear un Consejo Audiovisual Nacional.

Se retira uno de los grandes presentadores de informativos de este país.

Después de ¡Mira quién baila! surge un nuevo espacio de entretenimiento basado en actuaciones musicales de famosos acompañados de jóvenes promesas.

Los microespacios de cinco minutos seducen a los espectadores. Las cadenas se apuntan a esta moda.

Un canal desarrolla una línea de negocio exitosa en un múltiplex de la TDT, a partir de contenidos generados por los usuarios.


La pantalla se fragmenta

17 diciembre 2008

Un informe realizado en 2002 por BoletinbitTV señalaba que “la televisión está asimilando la estética del ordenador. Este fenómeno se puede observar en algunos canales y programas que tienden a fragmentar la pantalla en varias ventanas y a combinar la imagen de un presentador con datos, vídeos, fotografías o franjas de texto que ocupan distintas áreas de la pantalla”.

¿Qué ha pasado desde entonces? No sólo las cadenas de información económica como Bloomberg, sino también numerosos canales norteamericanos “todo noticias” ejemplifican esta tendencia. La pantalla del televisor se divide en pequeñas ventanas que acogen a la presentadora, a un videoclip, a un cuadro de texto, a cotizaciones bursátiles, a información del tiempo, a resultados deportivos y, ocasionalmente, a dar una noticia de última hora. En ocasiones, la pantalla se convierte en un espectáculo de fuegos artificiales:

En el televisor, el espacio vacío está cada vez más caro. Este hecho es evidente en internet: el espacio de los sitios web equivale a dinero que no se puede desperdiciar. En la Red estamos acostumbrados a encontrar sitios abigarrados por informaciones diversas: banners, fotografías, vídeos, noticias de última hora… En el limitado espacio que ofrece la pantalla del ordenador para un sitio web, cualquier zona es susceptible de ser utilizada. De la misma manera, las cadenas de información continua parecen haber tomado conciencia de la necesidad de aprovechar el espacio de la pantalla para emitir simultáneamente múltiples mensajes informativos en distintos formatos (textos, vídeos, gráficos o datos).

Si tenemos en cuenta que nuestro ojo está acostumbrado a leer de izquierda a derecha, y que se fija primero en el centro de atención visual, el uso de los principios básicos de composición permite sacarle el máximo partido al espacio. En general, junto al vídeo en el centro de la pantalla, se tiende a utilizar un scroll que rueda en la parte inferior, un grafismo o dato dinámico en el ángulo inferior derecha y algún elemento estático, como la hora o la temperatura, en la parte inferior derecha.
Port ejemplo, Fox News Channel, cuando anuncia el asesinato de Benazir Bhutto:

O la CNN Headline News, mientras el presentador realiza una conexión con una corresponsal:

También es el caso de la MSNBC, cuya pantalla se parece cada vez más a la de la web:

La fragmentación de la pantalla puede causar cierta saturación, como en el caso del canal británico Sky News:

Algunos canales de TDT, como éste de la televisión de Salzburgo, en Austria, incrementan la fragmentación del espacio visual:

En España, tanto CNN+, como el canal 24 horas de TVE y el 3/24 de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales tienden a fragmentar la pantalla con moderación:

Aunque conforme los canales “todo noticias” se trasladen al entorno digital interactivo que propicia la TDT, es probable que aumente la fragmentación de la pantalla, como muestra esta captura del canal A3 noticias 24 horas en Nova:

La fragmentación de la pantalla se está consolidando en algunos canales de televisión, pero no conviene caer en excesos. Si el espectador escucha a la presentadora no puede a la vez leer el texto de una noticia (especialmente si el off no se corresponde con el texto) y consultar el mapa del tiempo. La interactividad que posibilita el ordenador no está presente en la televisión y, mientras la TDT no nos permita interactuar y seleccionar el mensaje al que deseamos atender, la fragmentación excesiva de la pantalla parece más bien una solución estética que queda lejos de favorecer la comprensión de los mensajes.


Cazadores de tendencias en TV, ¿te apuntas?

12 diciembre 2008

¿Sueñas con grandes ideas de programas televisivos que podrían triunfar en 2009? ¿Se te ocurren sketches geniales para alguna comedia de situación o programa de humor? ¿Eres un tipo que no deja de darle al coco para inspirarse y darle una vuelta de tuerca a la historia más anodina? Quizá lo tuyo es trabajar como cazador de tendencias, una profesión demandada por cadenas y productoras.

Cada vez es más frecuente que los programas que no cuajan en dos o tres semanas sean retirados de la parrilla y pasen a engrosar la lista de cadáveres catódicos. Los programadores viven obsesionados por descubrir lo que puede triunfar en la pantalla antes que la competencia, dar con la serie que cautive o el reality innovador que levante el rating de la cadena. Por esa razón, las grandes empresas del entretenimiento, siguiendo los pasos de la industria de la moda, comienzan a utilizar cazadores de tendencias. El coolhunting es una técnica cualitativa de investigación de mercado. Hay mucho dinero en juego y las empresas quieren apostar sobre seguro antes de lanzar nuevos proyectos.

A Cristina le encanta el término que define su profesión. Sobre todo cuando la pronuncia en inglés (soy una trend hunter).Tiene 28 años y suele recorrer la ciudad con una cámara digital y un cuaderno. Su actividad consiste en observar. Captar. Descubrir. Y extraer. Robar la fórmula maestra. Desentrañar esa tendencia que da sentido a lo que se usa y se consume y a lo que no.

El coolhunting es una técnica cualitativa de investigación de mercado

El coolhunting es una técnica cualitativa de investigación de mercado

Para ser un cazador de tendencias hay que tener un sexto sentido que permita ver donde todo el mundo mira y detectar lo que hay de universal y exitoso en las realidades más ordinarias. Otro de los requisitos es ser proactivo, trabajar con ahínco e iniciativa para detectar nuevos rasgos y expresiones de la cultura y de los hábitos de la gente, de lo emergente. También curiosidad incesante y la capacidad de dejar atrás prejuicios para abrirse camino en los mundillos en los que se genera lo nuevo. Las conversaciones ajenas en el metro, los parques, las salas de espera de los hospitales… todo es fuente de información de hábitos y comportamientos.

El fundador de la productora Endemol, que originó los formatos de Gran Hermano y Operación Triunfo, John de Mol, ha lanzado la web TalpaCreative.com donde recibe propuestas e ideas de los espectadores para crear nuevos programas de televisión. De Mol acepta diversos grados de maduración de la idea en función de la experiencia televisiva del proponente. Entre todas las ideas recogidas, el equipo de De Mol seleccionará la más viable y la que podría llegar a tener más éxito y, según fuentes de Talpa Media Group, los ideólogos de las propuestas elegidas serán compensados económicamente con 50.000 dólares. Además, podrán percibir un porcentaje de los derechos, donde de verdad está el dinero.

La agencia española The Cocktail cuenta con el Cool Trends Panel, el primer panel español de cazadores de tendencias orientado a detectar la innovación en los mercados del lujo, moda, vida nocturna y tiempo libre. Su principal objetivo es proveer a las marcas de información actualizada sobre las novedades que se van produciendo en los diversos ámbitos referidos, permitiéndoles de forma cómoda y asequible mantener el pulso de lo que es y será considerado “cool” en cada momento.

Los cazadores de tendencias utilizan varios métodos para dar con ideas para nuevos programas, especialmente destinados a audiencias nicho

Los cazadores de tendencias utilizan varios métodos para dar con ideas para nuevos programas, especialmente destinados a audiencias nicho

Internet ofrece muchas posibilidades para rastrear tendencias. La más curiosa es la máquina generadora de ideas, un artilugio que puedes adquirir por 197 dólares. Abundan las organizaciones de cazadores de tendencias, como trendhunter o coolhunter, los sitios especializados en identificar lo que se lleva, y algunos blogs que muestran innovaciones tecnológicas o culturales. Tampoco faltan revistas dedicadas a este fenómeno, como Trendwatching, o Tendencias21, una revista dedicada a la tecnología, cultura, ciencia y sociedad.

Los cazadores de tendencias utilizan diversos métodos para dar con ideas para nuevos programas, especialmente destinados a audiencias nicho, es decir, dirigidos a un sector específico de espectadores. Si quieres afinar tu instinto coolhunting es necesario dejarte caer por sitios de moda, surfear en los sitios más novedosos de la Red, visionar programas originales que funcionan en mercados poco conocidos y participar en foros donde se hablan de los temas que interesan a tu audiencia potencial. Hay que estar en continuo contacto con los consumidores de televisión, porque van a ser ellos los que den pistas sobre lo que quieren ver.


Vuelve la TV ecológica

4 noviembre 2008

Etiquetas como ‘cambio climático’ o ‘calentamiento global’ se han vuelto familiares para la mayoría de la ciudadanía y los medios de comunicación han contribuido a consolidarlas en la agenda pública. Una encuesta global con más de 11.000 respuestas señala que al 80% de los ciudadanos les preocupa los temas de cambio climático y sostenibilidad, y más del 50% admiten que necesitan cambiar sus estilos de vida. El reciente mercado de televisión MIPCOM puso de manifiesto el renacer de los programas ecológicos.

Una de los programas más vendidos durante el MIPCOM en Cannes fue “100 lugares para recordar antes de que desaparezcan”, creado por el distribuidor danés Nordisk Film TV World. Por otro lado, se consolida green.tv, un canal de IPTV sobre medio ambiente lanzado en 2006. Sustentado por el Programa para el Medioambiente de Naciones Unidas, green.tv funciona como una plataforma para que diferentes ONGs, cineastas y empresas interesadas en el medioambiente muestren sus trabajos audiovisuales en torno a siete áreas temáticas: aire, tierra, agua, cambio climático, tecnologías, gente y especies animales. En palabras de su director, Ade Thomas, “green.tv es una especie de Google para películas ecológicas. Si quieres ver historias de pingüinos amenazados o de granjas que funcionan con energía eólica, acude a los vídeos de green.tv“.

“En muchos países, la televisión ecológica se difunde ahora a las horas de gran audiencia. Hay un aumento de los programas “verdes” y no sólo de documentales”, afirma Miguel Vicente Mariño, profesor de periodismo en la Universidad de Valladolid y experto en la cobertura televisiva de la crisis del Prestige. Las programaciones de las cadenas generalistas españolas carecen de un espacio propio para el medio ambiente. Según Vicente Mariño, “el pionero intento de Cuatro con ¡Qué desperdicio! no ha cundido como ejemplo para sus competidoras y ha desaparecido de la parrilla, a pesar de haber causado una buena impresión entre la audiencia”.

Las referencias medioambientales pueden encontrarse en La 2, aunque su impacto en términos de espectadores es escaso. Vicente Mariño destaca iniciativas como Leonart, un programa infantil dedicado a la ciencia y las manualidades. Está dirigido a niños de entre 9 a 12 años, aunque su planteamiento lo convierten en un espacio ideal para cualquier edad. Otro espacio recomendable es Vive la vía, serie documental que muestra las llamadas “vías verdes”, las rutas senderistas de nueva creación sobre antiguos trazados de ferrocarril, para actividades deportivas y lúdicas.

Varios canales autonómicos cuentan con espacios de referencia sobre el medio ambiente. Es el caso de Espacio Protegido (Canal Sur 2) dirigido por José María Montero desde 1997. Otro programa exitoso es El Medi Ambient, que TV3 emite desde 1992. El formato es parte de su popularidad: reportajes de tres minutos de duración que permiten captar un gran número de televidentes que no verían un documental más largo. Aborda temas como el reciclaje o las energías renovables.


En los noticiarios también tiene cabida la información sobre medio ambiente. “Por desgracia, el tono alarmista se impone sobre las voces más equilibradas”, subraya Vicente Mariño. “Las barreras de acceso a los medios suelen salvarse mediante un discurso catastrofista que no contribuye a la generación de una conciencia ecológica. El miedo al desastre ambiental suele ser el recurso que a menudo se emplea. Por suerte, la senda abierta hace catorce años por La2 Noticias ha encontrado continuidad en el Telediario de TVE1 y, a su vez, otras cadenas han mostrado una mayor sensibilidad ante estos temas en la agenda informativa”.

Sin embargo, los programas de medio ambiente no son frecuentes en las cadenas españolas, aunque las tendencias internacionales apuntan a que, poco a poco, se irán haciendo más y más habituales. Buena prueba de ello la encontramos en el éxito del documental promovido por Al Gore, Una verdad incómoda, que consiguió despertar conciencias y convertirse en un tema principal en el debate ciudadano.

“El problema apunta a la dificultad de mantener una coherencia entre los discursos y las prácticas. Las estrategias comunicativas de muchas grandes empresas han apostado por el medio ambiente como un claro eje de posicionamiento, imprescindible para reconducir la situación en términos ambientales y, al mismo tiempo, rentable en términos de imagen y de beneficios. El trasfondo apela a la ética corporativa, ya que es lícito preguntarse si tanta declaración pública de buenas intenciones se corresponde con un nivel similar de respeto al medio ambiente en las prácticas empresariales”, dice Miguel Vicente. “Quizá muchos lectores tengan en mente a algunas empresas del sector energético que practican una moral laxa –por decirlo suavemente- en su gestión de los recursos y que, sin embargo, lo compensan con un notable esfuerzo publicitario para lavar su imagen. La comunicación siempre permite una respuesta y hemos visto curiosas iniciativas de contrapublicidad por parte de organizaciones ecologistas: internet es el medio más idóneo para difundirlas, obviamente”.


Cien razones por las que amamos la Tele

3 octubre 2008

Nunca te aburres cuando viajas por el océano. En las profundidades marinas, a diferencia de lo que ocurre en tierra firme, cada día se siguen descubriendo especies nuevas, desde tiburones hasta microbios. Estudiar el fondo del mar, adentrarse en fosas oceánicas, en cuevas submarinas e incluso en esqueletos de ballenas que yacen sepultados, es un placer inmenso. Algún día os hablaré de los arrecifes de coral, los bosques manglares y las praderas de angiopermas, que son los ecosistemas más amenazados aquí abajo.

Pero no todo es vida marina. En el Nautilus también disponemos de una estupenda videoteca, donde guardamos más de mil horas de la mejor programación de todos los tiempos. En los momentos de ocio o de insomnio, suelo bajar a la sala de visionado, para recordar algunos de esos grandes momentos, en compañía de buenos amigos. Esta semana, con la ayuda de varios miembros de la tripulación, os presentamos algunas razones por las que amamos la Televisión. Sí, con mayúsculas. Aquí tienes las primera cuarenta. Si lo deseas, puedes ayudarnos a completar la lista con tus aportaciones…

-La inteligencia y rotundidad de Horacio Kane en CSI Miami, junto con la de Jack Bauer (Kiefer Sutherland) en 24.
Prision Break, una serie que me hizo llorar en uno de los primeros capítulos, cuando iban a trasladar a Michael.
-Los misterios insondables que nos descubre el imperturbable Iker Jiménez.
– La genialidad del doctor Fleishman y el resto de personajes de Doctor en Alaska.
-El capítulo número 350 de Los Simpson, titulado No temas al techador, por el que entró en el libro Guinness como la serie de animación en prime time más longeva de la historia de la tele (y la que mayor número de celebridades ha reunido durante sus veinte años en antena).


– Las estupendas actrices de Twin Peaks, en particular el trío Lara Flynn Boyle (Donna), Sheryl Fenn (Audrey) y Madchen Amick (Shelly).
– La isla, los supervivientes, los flashbacks y fastforwards de Perdidos, con todos los detalles sin respuesta que se van acumulando en el transcurrir de la serie.
– La Calaf informando a toda pastilla, contando lo esencial desde Moscú, Nueva York, Honk-Kong o Pekín…
– Las tramas con sabor agridulce de la mayoría de los capítulos de Sexo en Nueva York.
– Los gestos, las miradas, los silencios y los guiños que acompañan al guión de Los Soprano.
– El ataque del águila real a la cabra montesa, narrado por Félix Rodríguez de la Fuente.


– Nacho, nuestro particular Marlon Brando, en Médico de Familia.
– La muerte de Chanquete.
– Heidi y su mamá, Marco y su abuelito, Pipi Calzaslargas y su inseparable Tío Sam.
– Los puños fuera y los pechos fuera de Mazinger Z y Afrodita A, respectivamente.
– Cómo lloraron algunas (y algunos) cuando los Serrano se comieron las últimas croquetas que Lucía había dejado congeladas antes de que un coche lo atropellara.
– Los grandes reportajes del equipo de investigación de Charlie Estévez en Antena 3.
– El CQC original, el del gran Wyonming.
– La insondable humanidad de Jack Malone (Anthony LaPaglia) en Sin Rastro.
-Hugh Laurie y el sarcasmo de sus diálogos: Dr. House: “Tiene un parásito.” Paciente: “¿Como la solitaria o algo así? ¿Puede quitármelo?” House: “Hasta dentro de un mes sí. Después es ilegal. Bueno, en algunos estados no.” Paciente: “¿Ilegal?” House: “Tranquila. Muchas mujeres se encariñan con estos parásitos. Les ponen nombres, les compran ropita y los llevan al parque a jugar con otros parásitos…”
-Las tenaces investigaciones del Teniente Sierra (Miguel Ángel Solá) y su compañera, la sargento Andrún (Esther Ortega) en Desaparecida.
-La gabardina del teniente Colombo y su estudiada pose a la hora de resolver los crímenes.
– Cómo respondíamos a gritos al “¿Cómo están ustedes?” de Gaby, Fofó y Miliki.
-Los gags y gansadas de Tip y Coll, Luis Sánchez Polack y José Luis Coll.
-El 12-1 de España-Malta. En la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia 84, la Selección Española de Fútbol tenía que lograr algo que al principio parecía imposible, ganar por 11 goles de diferencia a la Selección de Malta. Y lo consiguió.
– Encarna y la empanadilla de Martes y Trece.


– Las mañanas de los sábados entre 1984 y 1988, durante ‘La bola de cristal“, dirigido por Lolo Rico.
– El “yo he venido aquí a hablar de mi libro” de Paco Umbral, en uno de los programas de Mercedes Milá.
– La llegada del hombre a la Luna y las películas en las que después hemos visto cómo la gente vio la llegada del hombre a la Luna por televisión.
-El humor de Frasier y su consultorio de radio en la KACL de Seattle.
– Aplauso, con Jose Luis Uribarri, y Naranjito.
– Oliver y Benji.
-La simpatía, los chistes y cancioncillas de Karlos Arguiñano… y sus estupendas recetas.
– Los momentos televisivos del directo: el gol desgañitado de José Ángel de la Casa en el 12-1 contra Malta; los abrazos entre Juanma Castaño y Villa tras ganar la Eurocopa 2008; la mirada cómplice de Matías Prats con algunas noticias.
-El minuto con lazo negro que todas las televisiones guardaron cuando llegó la sentencia de muerte de Miguel Ángel Blanco.
-La serie Dexter y su atormentado protagonista.
-La tragedia americana de The Wire.
– La cara de Arturo Valls y el busto de Carolina Cerezuela cuando van a sacar café de la máquina.
-Los anuncios, esas pequeñas películas que nos hacen soñar con lo que podríamos tener si fuéramos ricos…


-Los gestos de Jesús Hermida mientras nos contaba las noticias desde Nueva York.
-Las cortinillas de continuidad de La 2 y de Canal +, verdaderas obras de arte.
-El teletexto, al que siempre puedes recurrir para saber el resultado de la liga o la bonoloto (incluso antes que en internet).