Pantallas curiosas

2 enero 2009

La primera entrada del año la escriben los lectores del Nautilus. Gracias a vosotros: hacéis posible esta singladura apasionante y dais sentido a lo que aquí se escribe. Mi jefa me dice que las visitas crecen sin cesar, desde toda España, Latinoamérica y hasta desde países exóticos como las Islas Fiji, Filipinas y Costa Rica. Incluso tres personas nos leen en Kuala Lumpur. Me pregunto quién será…

Hace unos días hablábamos de la televisión, ese ubicuo objeto que se introduce en los lugares más insospechados. Y os pedía que aportárais datos de otras pantallas situadas en sitios igualmente curiosos. La respuesta ha sido abundante y variopinta.  Aquí tenéis una selección de vuestros mensajes. Os lo agradezco de corazón.

Alejandro nos habla de los taxis con tele que ha descubierto en Nueva York. Se trata de un acuerdo entre la NBC y la empresa Clear Channel, que han instalado pantallas de televisión en 5.400 de la ciudad. Los taxis retransmiten el canal NY10, New York Taxi Entertainment Network, con una media de diez millones de usuarios al mes. Los pasajeros pueden disfrutar de las noticias de última hora, el tiempo y los deportes de la cadena NBC. La verdad es que el servicio ofrece gran calidad. Puedes ver un vídeo de prueba aquí.

También desde Manhattan nos envía Gloria esta imagen. Han instalado una gran pantalla de televisión a la entrada de una de las estaciones de metro, dice ella “con objeto de facilitar la espera con las noticias del momento”. Las habíamos visto en el interior, en esas pantallas gigantes que instala el canal metro en Madrid, Barcelona o Valencia, pero no de este modo.

Una lectora desde Oviedo nos hace saber que ha encontrado otro caso de televisores ubicados en los surtidores de gasolineras. “Se trata de un acuerdo entre el canal de deportes norteamericano ESPN y las estaciones de servicio de Texaco, en Estados Unidos”, comenta Maria José.

Andrés ha conseguido una foto de un superdeportivo que incorpora dos pantallas de televisión en los reposacabezas de los asientos, de forma que quienes van sentados detrás no se pierdan su programa favorito…

El alemán Michael Ballack aparece en dos pantallas gigantes instaladas en la Puerta de Brandemburgo desde las que miles de aficionados siguen el partido Alemania vs Turquía de semifinales de la Eurocopa 2008 en Berlín, Alemania. La foto nos la envía una lectora desde allí.

La televisión ha tomado incluso los púlpitos. Si no, que se lo pregunten a los feligreses de esta iglesia de Madrid, según nos cuenta Paco Pepe.

Para quienes desean estar siempre enganchados a la pantalla, lo último es este maletín con un televisor que incluye una pantalla de 17 pulgadas. La descripción nos la ha facilitado Fátima: “Es más que suficiente para que veas tu programa favorito mientras estás de vacaciones, o en algún lugar donde la señal de televisión no llega; su recepción por satélite te asegura que siempre tendrás una disponible una buena señal.  Viaja dentro de un maletín compacto y con diseño retro, y te puedes olvidar de las conexiones eléctricas gracias a su batería que te da una hora de autonomía para casa o el coche. Su precio: 1.500 dólares”.

Claro que una de esas imágenes impagables, delirantes, que muestran hasta dónde alcanza el afán de algunos por no perderse ni un minuto de lo que se emite es la que nos envía Genaro, captada en un pub en la localidad escocesa de Stirling. Sin comentarios.

Anuncios

Cien razones por las que amamos la Tele

3 octubre 2008

Nunca te aburres cuando viajas por el océano. En las profundidades marinas, a diferencia de lo que ocurre en tierra firme, cada día se siguen descubriendo especies nuevas, desde tiburones hasta microbios. Estudiar el fondo del mar, adentrarse en fosas oceánicas, en cuevas submarinas e incluso en esqueletos de ballenas que yacen sepultados, es un placer inmenso. Algún día os hablaré de los arrecifes de coral, los bosques manglares y las praderas de angiopermas, que son los ecosistemas más amenazados aquí abajo.

Pero no todo es vida marina. En el Nautilus también disponemos de una estupenda videoteca, donde guardamos más de mil horas de la mejor programación de todos los tiempos. En los momentos de ocio o de insomnio, suelo bajar a la sala de visionado, para recordar algunos de esos grandes momentos, en compañía de buenos amigos. Esta semana, con la ayuda de varios miembros de la tripulación, os presentamos algunas razones por las que amamos la Televisión. Sí, con mayúsculas. Aquí tienes las primera cuarenta. Si lo deseas, puedes ayudarnos a completar la lista con tus aportaciones…

-La inteligencia y rotundidad de Horacio Kane en CSI Miami, junto con la de Jack Bauer (Kiefer Sutherland) en 24.
Prision Break, una serie que me hizo llorar en uno de los primeros capítulos, cuando iban a trasladar a Michael.
-Los misterios insondables que nos descubre el imperturbable Iker Jiménez.
– La genialidad del doctor Fleishman y el resto de personajes de Doctor en Alaska.
-El capítulo número 350 de Los Simpson, titulado No temas al techador, por el que entró en el libro Guinness como la serie de animación en prime time más longeva de la historia de la tele (y la que mayor número de celebridades ha reunido durante sus veinte años en antena).


– Las estupendas actrices de Twin Peaks, en particular el trío Lara Flynn Boyle (Donna), Sheryl Fenn (Audrey) y Madchen Amick (Shelly).
– La isla, los supervivientes, los flashbacks y fastforwards de Perdidos, con todos los detalles sin respuesta que se van acumulando en el transcurrir de la serie.
– La Calaf informando a toda pastilla, contando lo esencial desde Moscú, Nueva York, Honk-Kong o Pekín…
– Las tramas con sabor agridulce de la mayoría de los capítulos de Sexo en Nueva York.
– Los gestos, las miradas, los silencios y los guiños que acompañan al guión de Los Soprano.
– El ataque del águila real a la cabra montesa, narrado por Félix Rodríguez de la Fuente.


– Nacho, nuestro particular Marlon Brando, en Médico de Familia.
– La muerte de Chanquete.
– Heidi y su mamá, Marco y su abuelito, Pipi Calzaslargas y su inseparable Tío Sam.
– Los puños fuera y los pechos fuera de Mazinger Z y Afrodita A, respectivamente.
– Cómo lloraron algunas (y algunos) cuando los Serrano se comieron las últimas croquetas que Lucía había dejado congeladas antes de que un coche lo atropellara.
– Los grandes reportajes del equipo de investigación de Charlie Estévez en Antena 3.
– El CQC original, el del gran Wyonming.
– La insondable humanidad de Jack Malone (Anthony LaPaglia) en Sin Rastro.
-Hugh Laurie y el sarcasmo de sus diálogos: Dr. House: “Tiene un parásito.” Paciente: “¿Como la solitaria o algo así? ¿Puede quitármelo?” House: “Hasta dentro de un mes sí. Después es ilegal. Bueno, en algunos estados no.” Paciente: “¿Ilegal?” House: “Tranquila. Muchas mujeres se encariñan con estos parásitos. Les ponen nombres, les compran ropita y los llevan al parque a jugar con otros parásitos…”
-Las tenaces investigaciones del Teniente Sierra (Miguel Ángel Solá) y su compañera, la sargento Andrún (Esther Ortega) en Desaparecida.
-La gabardina del teniente Colombo y su estudiada pose a la hora de resolver los crímenes.
– Cómo respondíamos a gritos al “¿Cómo están ustedes?” de Gaby, Fofó y Miliki.
-Los gags y gansadas de Tip y Coll, Luis Sánchez Polack y José Luis Coll.
-El 12-1 de España-Malta. En la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia 84, la Selección Española de Fútbol tenía que lograr algo que al principio parecía imposible, ganar por 11 goles de diferencia a la Selección de Malta. Y lo consiguió.
– Encarna y la empanadilla de Martes y Trece.


– Las mañanas de los sábados entre 1984 y 1988, durante ‘La bola de cristal“, dirigido por Lolo Rico.
– El “yo he venido aquí a hablar de mi libro” de Paco Umbral, en uno de los programas de Mercedes Milá.
– La llegada del hombre a la Luna y las películas en las que después hemos visto cómo la gente vio la llegada del hombre a la Luna por televisión.
-El humor de Frasier y su consultorio de radio en la KACL de Seattle.
– Aplauso, con Jose Luis Uribarri, y Naranjito.
– Oliver y Benji.
-La simpatía, los chistes y cancioncillas de Karlos Arguiñano… y sus estupendas recetas.
– Los momentos televisivos del directo: el gol desgañitado de José Ángel de la Casa en el 12-1 contra Malta; los abrazos entre Juanma Castaño y Villa tras ganar la Eurocopa 2008; la mirada cómplice de Matías Prats con algunas noticias.
-El minuto con lazo negro que todas las televisiones guardaron cuando llegó la sentencia de muerte de Miguel Ángel Blanco.
-La serie Dexter y su atormentado protagonista.
-La tragedia americana de The Wire.
– La cara de Arturo Valls y el busto de Carolina Cerezuela cuando van a sacar café de la máquina.
-Los anuncios, esas pequeñas películas que nos hacen soñar con lo que podríamos tener si fuéramos ricos…


-Los gestos de Jesús Hermida mientras nos contaba las noticias desde Nueva York.
-Las cortinillas de continuidad de La 2 y de Canal +, verdaderas obras de arte.
-El teletexto, al que siempre puedes recurrir para saber el resultado de la liga o la bonoloto (incluso antes que en internet).