Reescribiendo la historia

28 septiembre 2009

reimaginig historyLa vieja polémica sobre la manipulación de las imágenes cobra fuerza de nuevo, esta vez a raíz de una iniciativa política en Francia que persigue multar a los medios que utilicen el photoshop indiscriminadamente, sin advertirlo al público. El artículo de El País cita los ejemplos de las manchas de Gorbachov o los “michelines” de Sarkozy. La propuesta francesa -cuyo incumplimiento acarrearía una multa de 37.500 euros- afectaría a las fotografías de prensa, a las artísticas y también a los carteles de los políticos  durante las campañas electorales.

Incluso antes de la era del photoshop, los medios siempre han contado con la posibilidad de retocar y adaptar a su gusto las imágenes, como muestra este reportaje de Wired. Desde la URSS de Stalin, hasta el prestigioso National Geographic, muchos han sucumbido a esta tentación. Algunos recordarán el oscurecimiento de la imagen de O. J. Simpson que introdujo la revista Time en su portada en 1994. ¿El precio? La pérdida de credibilidad, una vez descubierto el engaño de aquellos medios y periodistas que manipulan por lograr que un detalle no les estropee el encuadre o que el político de turno salga sin arrugas…

1994_OJ_Simpson_Time_Magazine

Anuncios