Enric González y el estado del Periodismo

30 octubre 2009

Excelente y sensata entrevista en Caspa.tvMedios y periodismo (duración 11:07 minutos)

enric gonzalez

Enric González (Barcelona, 1959) es escritor y periodista. Ha ejercido como periodista en El Periódico de Catalunya y como corresponsal de El País en Londres, París, Washington y Nueva York. Fruto de su experiencia y vivencias en estas ciudades, ha publicado Historias de Londres, Historias del Calcio e Historias de Nueva York. En 2006, recibió el premio Cirilo Rodríguez, que reconoce la labor profesional de los corresponsales españoles. Actualmente escribe una columna de lunes a viernes en El País titulada “Cosa de dos”.

Enric presenta un diagnóstico acertado sobre las causas de la crisis del periodismo actual. En una columna titulada “Reconversión” escribía hace unas semanas: “Persiste la creencia de que la crisis de la industria de la información, o sea, de los periódicos, se debe a una transformación tecnológica, y que sólo hace falta trasladar el sector a un nuevo carril. Falso. La transformación tecnológica ha reventado las bases de la prensa tradicional y hay que cambiarlo todo. Lo de menos, ahora mismo, es la informática”.

Es uno de los pocos periodistas que se atreve a criticar la falta del rumbo de muchos directivos en los medios actuales y tampoco tiene pelos en la lengua para denunciar las prácticas poco profesionales o los servilismos ideológicos en los medios, incluyendo aquel en el que trabaja.


Entrevistas a los grandes de la televisión

14 septiembre 2009

chichoibanezserradorLa Academia de la Televisión Norteamericana ha lanzado una web que recoge entrevistas a los grandes creativos y estrellas de la pequeña pantalla. Durante diez años, sus responsables han ido entrevistando a profesionales de la talla de Walter Cronkite, Jerry Seinfeld o Peter Jennings y ahora difunden las grabaciones. Una herramienta muy útil para conocer de primera mano a estos monstruos. Esta excelente iniciativa podría ser imitada por la Academia de la TV de nuestro país. ¡Una entrevista a Chicho sería impagable!


Lecciones de periodismo

8 mayo 2009

Necesitamos referentes del buen periodismo.  En mi universidad procuramos ofrecer a los alumnos los estándares de algunos periodistas que arrojan un poco de luz sobre esta profesión tan denigrada y prostituida. Hace unos días, durante la entrega de premios del Concurso de Reportaje Ricardo Ortega, recordamos el trabajo de este enorme reportero de Antena 3. Sus crónicas desde Kosovo, Afghanistán,  Moscú o Washington eran de lo mejor de los informativos. La muerte de Ricardo  aún sigue pendiente de ser esclarecida.

La otra iniciativa es el I seminario sobre Kapuscinski, que ha contado con la participación de cuatro expertos en la obra del periodista polaco, entre ellos, su traductora, Agata Orzeszek. Ha sido una magnífica oportunidad para conocer de cerca cómo trabajaba Kapuscinki y descifrar las claves de este gigante del reportaje.

james_natchwey_112803

 

 

Otro referente del compromiso con la gente y las historias que merecen la pensa ser contadas es el del fotoperiodista James Natchwey, quien no necesita presentación. Sus trabajos en los lugares de conflicto muestran que aún hay esperanza: Periodistas con mayúscula, que empeñan su vida en este maravilloso oficio. Vean una muestra de su trabajo durante la entrega del prestigioso premio TED:


1000Journals -la película: “Esto es un experimento y tú eres parte de él”

3 abril 2009

Belén y Andrea se encontraron un día de enero del 2009 en la Red. Belén, una joven analista de contenidos de C4E en España, leía la revista americana “Communication Arts”. En la última página se hablaba del 1000 journals film, un documental realizado por Andrea Kreuzhage, una realizadora norteamericana afincada en LA, que contaba un experimento creativo puesto en marcha en San Francisco en el año 2000.

Una muestra del contenido de algunos diarios

Una muestra del contenido de algunos diarios

Aquel año, un tal Someguy – de profesión diseñador, profesor y presidente del AIGA de la ciudad del Golden Gate-, decidió poner en marcha un experimento para demostrar que todos somos co-creadores y creativos. Con la ayuda del correo postal primero, y de la Red después, Someguy llegó a repartir 1000 libretas en blanco por todo el mundo, invitando a quien las recibiera a hacer su propia aportación creativa. Personas de Londres, NYC, Marsella, Nueva Zelanda, Montreal, Melbourne, Ámsterdam o Alaska comenzaron a conectar entre sí, intercambiando historias, miedos, sueños, esperanzas y fracasos, anécdotas, poemas, diseños y recortes de todo tipo.

Pasaron meses. Años. Las libretas fueron de mano en mano. Algunas libretas se perdieron. La nº 114 la están buscando por todo Melbourne. Un tal Andy participó en ella, y murió poco después trágicamente en un accidente de tráfico. La vieron por última vez en Beaufort, Victoria, pero todavía no han logrado encontrarla. Son historias reales, como la de la primera libreta que llegó de vuelta a San Francisco, al buzón de Someguy. Algunas de ellas puedes verlas aquí. Pero, ¿qué pasó con las otras 999?

Andrea Kreuzhage ha dirigido un brillante y conmovedor documental

Andrea Kreuzhage ha dirigido un brillante y conmovedor documental

Cuando Andrea Kreuzhage, directora de la película,  se enteró del proyecto, decidió hacer un documental, un testimonio visual de este particular viaje lleno de relatos, sorpresas e interesantes paradojas sobre la Red, la creatividad, la confianza y los miedos de la sociedad actual.

En la web de la película, se anunciaban festivales y estrenos en toda Europa. Pero ninguno previsto para España. Por eso, Belén le escribió a Andrea. Quería ver la película. Aquél día de enero, Andrea contestó: “Querida Belén. Muchísimas gracias por tu comentario. Qué animante. Nuestro distribuidor internacional está trabajando en ello, esperamos poder estar muy pronto en España. En países como Italia, los pases se están organizando sobre todo en cines alternativos, museos, centros culturales y universidades. Por favor, si tienes alguna sugerencia al respecto, no dejes de contármela. Feliz 2009. Besos. Andrea”.

1000journals_poster_175

Tras su estreno en la Universidad Miguel Hernández hace unos días, la película ha comenzado ya a circular por universidades, centros culturales, museos y empresas en España, interesadas en participar en este experimento de comunicación transversal, libre, interactiva y original. En el marco de su agenda cultural, la Fnac de Alicante tiene también previsto un pase el próximo 9 de abril. En la web del documental verás cómo puedes lanzar una libreta propia dentro del marco del proyecto. ¿Te apuntas?

 


I Premio de Reportajes Ricardo Ortega

2 marzo 2009

cartel_rortega1

Me parece un premio necesario en los tiempos que corren. En la Facultad donde trabajo nos preocupa la formación de los futuros periodistas, por lo que hemos organizado esta pequeña iniciativa, con el deseo de que sirva para fomentar buenas historias y la excelencia periodística.   Éste es el texto de la convocatoria:

“Durante estos últimos años la industria de la comunicación y la prensa en especial vive una crisis sin precedentes. Despidos masivos, cierres, recortes de gastos, descensos de audiencia y publicidad…
Tampoco faltan los oportunistas, profetas de la columna y gurús sin fundamento que han aprovechado la coyuntura para levantar el acta de defunción de la profesión. Y el periodismo no ha muerto. Quizá algunas cosas cambien por esta crisis, pero los valores esenciales del periodismo vivirán. Esos valores que periodistas como Ricardo Ortega han encarnado. ¿Qué tipo de periodista debería informar a la sociedad si las cabeceras, las oficinas, las empresas y sus cuentas de resultados desaparecieran? Aquellos que se juegan su propia vida por el compromiso de informar, aquellos que se quedan a solas frente a los hechos, sin el escudo de una marca, un logotipo o una cuenta de resultados.

Así vivió y así trabajó Ricardo Ortega, periodista y corresponsal de Antena 3. Murió asesinado en un tiroteo el 7 de marzo de 2004 mientras informaba sobre la crisis política en Haití. Tenía 37 años. Como corresponsal –ocho años en Moscú y cinco en Nueva York– cubrió, entre otros, los conflictos en Chechenia, Afganistán y Sarajevo. Sus compañeros le recuerdan como un hombre valiente, honesto y generoso. Con este premio la Universidad Miguel Hernández reivindica el compromiso de Ricardo Ortega con el periodismo, alejado de las trincheras ideológicas y fiel a su responsabilidad con los ciudadanos”.

Más información aquí.


De estrella televisiva a vagabundo alcohólico

21 enero 2009

Un antiguo presentador británico de informativos de los canales ITN, CNBC y BBC, Ed Mitchell, cuenta su odisea en una entrevista a The Guardian: cómo llegó a convertirse en un vagabundo alcoholizado.

Hace dos años, Ed Mitchell fue noticia porque pasó de ser una estrella televisiva a vivir en la calle por las deudas de sus tarjetas de crédito, a las que no pudo hacer frente cuando fue despedido de su trabajo en un canal de noticias. Mitchell se declaró oficialmente en bancarrota con una deuda total de 349.762 euros. Ahora acaba de publicar un libro, “From Headlines to Hard Times” y protagoniza un documental, Saving Ed Mitchell que se emitirá la próxima semana en la TV británica. Ofrecemos un amplio extracto de la entrevista:
¿Cómo pasó de presentar los informativos a dormir en la calle?
– Las deudas, el alcoholismo y llegar a dormir en la calle, todo sucedió de forma gradual. Fueron miles de pequeñas, casi subconscientes malas decisiones, influidas sobre todo por el alcohol. Al ser despedido del canal de información económica CNBC, pasé de ganar 80.000 libras al año a no tener ingresos; calculo que llegué a tener 25 tarjetas de crédito para mantener aquel ritmo de vida.

Daily Mail)

Ed Mitchell pasó de ser una estrella televisiva a vivir en la calle por las deudas de sus tarjetas de crédito (Foto: Daily Mail)

– ¿Cómo llegó a tener 25 tarjetas?
– Tenía unas credenciales excelentes para lograr crédito y varios bancos me ofrecían nuevas tarjetas con mejores condiciones, que ampliaban los límites de endeudamiento. Cuando perdí mi trabajo, el único modo de pagar los cargos mínimos del crédito, que eran unas 2000 libras mensuales, era usar otras tarjetas de crédito. Al final se me metió en la cabeza, quizá por el alcohol, que podía superar esta situación si apostaba dinero–la típica respuesta del adicto. Al principio apostaba en las carreras de caballos, luego acabé en la “cocaína de las apuestas”: la ruleta virtual.
– ¿Cómo fue su caída?
– Bebí sin problemas, con amigos, durante 30 de los 40 años que pasé bebiendo. Todo se volvió cuesta abajo y se aceleró cuando perdí el trabajo.

The Observer)

Tiempos felices... Ed Mitchell con su esposa e hijos (Foto: The Observer)

– ¿Cómo acabó en la calle?
– Conseguí una serie de trabajos caseros para mantener contenta a mi mujer, para que pensara que tenía controlada la situación. Pero al final ella me echó de casa y solicitó el divorcio por conducta irrazonable. No tenía donde ir, salvo a los sofás de algunos amigos, o durante unos pocos días en casa de mi madre; después dormí en un garaje, en casas municipales de acogida, de las que acabron echándome. Entonces empecé a pernoctar en un jardín, cerca de mi antigua casa.
– La prensa ha dado a entender que al principio no fue del todo claro sobre el papel que del alcohol en su situación.
– Es cierto. Podemos decir que “racioné la verdad”.
– ¿Por qué?
– Me daba vergüenza. No quería que nadie supiera que era un vagabundo alcohólico.
– ¿De algún modo le satisfacía ser una persona de clase media y encontrarse en la calle?
– Para empezar, ser de clase media, hablar bien y llevar aún ropas bastante limpias era un inconveniente. Los otros vagabundos me despreciaban, porque pensaban que era un impostor, que quizá era un periodista disfrazado. Pero conforme pasó el tiempo y se dieron cuenta de que era uno de ellos, me aceptaron.

ITN)

Ed Mitchell presentando los informativos de ITN a finales de los 90 (Foto: ITN)

– En su libro usted dice que no considera el alcoholismo como una enfermedad.
– No es una forma constructiva de considerarlo porque resulta muy deprimente. En cambio, si lo ves como algo que comienza por una percepción equivocada y que pasa a ser un hábito que te controla y entonces se transforma en una dependencia química, todas esas etapas pueden deshacerse. Puedes romper con una dependencia química si te aíslas completamente. No es necesaria una rehabilitación muy cara.
– ¿Cuál ha sido su experiencia durante la rehabilitación?
– Muy intensa, muy emocional. Uno habla mucho, llora mucho y también se ríe mucho. Requiere un gran esfuerzo y es terriblemente cara.
– Se da cuenta de que si vuelve a beber sería una gran historia…
– Es un incentivo tremendo. ¿No cree que tengo suerte de que sea así? Hay gente que está recuperándose y sabe que podría tomar un trago y nadie lo sabría. Pero en mi caso sí se sabría, saldría enseguida en las noticias, y eso me ayuda a mantenerme sin probar ni una gota.
– ¿Cómo pasa el tiempo?
– Hablando sobre mí mismo. Después del lanzamiento del libro y un segundo documental, me encuentro con la cruda realidad de que soy una persona de 55 años que busca trabajo en un mundo que atraviesa una profunda recesión. Uno de cada tres hombres mayores de 50 está en el paro. Pero me gustaría dejar atrás todo aquello. No quiero convertirme profesionalmente en un alcohólico en recuperación, no es mi camino.

The Guardian)

Ed Mitchell en la actualidad: cuenta su experiencia en un libro y en un documental (Foto: The Guardian)

– Los cínicos pueden decir que ahora tiene una gran historia.
– Pero quiero mostrarles que ya no soy, como me describieron, “un desesperado borracho y perdedor”. Espero que así sea, porque si no, no conseguiré un trabajo, no podré pagar el alquiler y me echarán del piso. Entonces volveré a tener que dormir en la calle y el riesgo, por supuesto, es si puedo volver a dormir en la calle sin recaer en el alcohol.


“Amigo Félix”: mito y realidad

9 diciembre 2008

La investigadora Miriam Salcedo acaba de defender la primera tesis doctoral sobre la obra de este ilustre documentalista, en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra: “El documental de divulgación científica sobre la naturaleza: técnicas narrativo-dramáticas y retóricas empleadas por Félix Rodríguez de la Fuente en El Hombre y la Tierra“.

Salcedo desgrana cómo Félix acercaba las ciencias naturales a un público profano en la materia

Salcedo desgrana cómo Félix acercaba las ciencias naturales a un público profano en la materia

A lo largo de 400 páginas, la autora analiza con detalle la capacidad comunicativa de Rodríguez de la Fuente, la principal causa de su éxito. Desde un punto de vista narrativo-dramático y retórico, Salcedo desgrana como este documentalista español acercaba las ciencias naturales a un público profano en la materia. “De esta manera, hacía compresible la complejidad del conocimiento científico suscitando interés y concienciación, formando criterio y entreteniendo a la audiencia. Por ejemplo, utiliza términos científicos latinos y los mezcla con otros más comunes. Crea suspense y trata a los animales como si fueran seres humanos (antropomorfismo). Logra hacerse entender y con su cultura engancha al espectador”.

Miriam Salcedo ha dedicado cuatro años a esta investigación, compaginándolo con su trabajo docente en la Facultad y la coordinación de TeleNatura , el festival internacional de documental sobre naturaleza. Gracias a este festival, ha conocido a los grandes documentalistas españoles actuales. Tuvo acceso a los archivos de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, entrevistó a los colaboradores de El Hombre y la Tierra y a varios productores de TVE que trabajaron con el documentalista.

Miriam Salcedo acaba de defender la primera tesis doctoral sobre la obra de este ilustre documentalista

Miriam Salcedo acaba de defender la primera tesis doctoral sobre la obra de este ilustre documentalista

“Para todo naturalista y apasionado de la biología, Rodríguez de la Fuente siempre fue un punto de referencia. Uno de los mejores documentalistas españoles actuales, Luis Miguel Domínguez (cuyo estilo, a mi parecer, es el más semejante al del burgalés en las producciones actuales) lo cita explícitamente, por ejemplo. Pero como digo, no sólo influyó en los documentalistas, sino también en mucho de los biólogos de hoy en día”.

Félix Rodríguez de la Fuente nació en 1928 en Poza de la Sal (Burgos). Estudió Medicina en Valladolid y se especializó en Odontología. Su infancia al aire libre y en contacto con la naturaleza le marcó decisivamente en su profesión, ya que dedicó toda su vida al estudio de los animales. Durante años investigó sobre los halcones y se hizo un experto en estas rapaces. En 1968 preparó para televisión una serie excepcional de programas de naturaleza que cosechó un gran éxito y despertó el espíritu naturalista de muchos adolescentes. Después realizó varias series, como Fauna, Vida salvaje, Planeta azul y El hombre y la Tierra, que siguieron teniendo gran aceptación y le proporcionaron fama internacional. En 1980, en el rodaje de un episodio de la serie El hombre y la Tierra, perdió la vida en Alaska al estrellarse la avioneta en la que viajaba mientras filmaba una carrera de perros esquimales.

“Su forma de contar es resultado de su personalidad y estilo inconfundible. Sin embargo, también contribuyeron al éxito de El Hombre y la Tierra el contexto histórico en el que se elaboró –TVE gozaba de una buena situación económica- y el multidisciplinar grupo de expertos que colaboró en su desarrollo”, señala Miriam Salcedo.

Salcedo explica que “lo que más me sorprendió, más allá de sus célebres documentales sobre el lobo, son los capítulos sobre rapaces: uno se sus animales favoritos era el halcón. Dedica varios episodios a la cetrería y son impresionantes, porque explica visualmente las distintas facetas de este arte. Félix publicó el primer tratado moderno de cetrería en España, con un cierto halo de leyenda porque recoge historias medievales. Uno de los mejores episodios es “El buitre sabio”, sobre el alimoche. En la introducción, Félix cuenta en qué va a consistir el episodio, que en realidad en realidad es un experimento para averiguar si la técnica de caza es algo aprendido de sus mayores o se trata de una actitud congénita y explica cómo lo van a realizar, y hace partícipe al espectador. Otros episodios maravillosos son “Taiga el azor” y “El alcaudón”, un pajarito carnívoro, con unas prácticas de caza y depredación muy llamativas”.
Según Salcedo, la clave de un buen documental “es que el documentalista sepa transmitir claramente la belleza de la naturaleza y sus maravillas. Esto requiere tanto de una espectacular calidad técnica como de unas pulidas técnicas comunicativas narrativas, dramáticas y retóricas”.

Salcedo considera que “la edad dorada del documental sobre la naturaleza en España fue la década de los 70, cuando se emitía El Hombre y la Tierra. Posteriormente, la televisiones han programado algunas producciones, pero en franjas de poca audiencia. Escudándose en la falta de costumbre o el poco interés del público español, las cadenas rechazan situarlos en un buen lugar dentro de la parrilla televisiva. Sin embargo, me parece que tienen miedo a innovar, pánico al riesgo y en el fondo es un error de programación. Basta considerar las grandes producciones existentes, como las de la ORF o la BBC, que alcanzan muy buenos niveles de audiencia”.